Archivo por meses: julio 2013

Diferencias entre las calderas de gas atmosféricas y las calderas de gas estancas

Calderas de gas atmosféricas y calderas de gas estancas

A continuación, miraremos algunas de las diferencias más importantes que existen entre las calderas de gas.

En la actualidad existen dos tipos de calderas, las atmosféricas y, por otro lado, las estancas. La diferencia principal entre estos dos tipos de calderas de gas radica en el tema de la seguridad.

En primer término, las calderas atmosféricas son las que toman el oxígeno necesario para producir la combustión desde el interior del lugar o habitación en el cual se encuentran instalados y emiten los gases producidos sin necesidad de acudir a ninguna ayuda adicional.

Por el contrario, las estancas toman el oxígeno del exterior por medio de una chimenea que se encuentra formada por dos tubos concéntricos, uno de entrada de aire y el otro de salida, además de incorporar un extractor que fuerza la entrada y salida de oxígeno.

Calderas atmosferias y calderas estancas

Al entrar en vigor el nuevo RITE, cualquier modificación que se efectúe en la caldera debe ceñirse a la normativa, por lo tanto, no se pueden instalar calderas atmosféricas. Entre la diversidad de calderas estancas, las que se ajustan mejor a los nuevos parámetros de esta normativa son las calderas de condensación.

Las calderas de condensación presentan una mejora en su rendimiento en relación a la caldera de gas tradicional, la cual se basa en el aprovechamiento del calor de condensación emitido por los humos de la combustión. Este tipo de tecnología se beneficia del vapor de agua que se produce en los gases de combustión y lo restituye en estado líquido.

Estas calderas funcionan de la siguiente forma: los gases de salida contienen vapor de agua debido al hidrógeno que contiene el gas. Este vapor se condensa  por debajo de los 55°C aproximadamente, el calor que libera durante este proceso de condensación es el que se puede extraer y usar para la calefacción. Ahora bien, en lo relacionado con la energía de combustión, el gas natural dispone del 11% de calor por condensación, aproximadamente.

Con una caldera atmosférica, una parte de calor latente es evacuada por los humos, proceso que implica una temperatura bastante elevada de todos los productos de combustión del orden de 150°C. Utilizar una caldera de condensación nos da la ventaja de recuperar una gran parte de ese calor latente, lo cual disminuye enormemente la temperatura de los gases de combustión, devolviéndole valores del orden de 65°C, limitando de esta forma la emisión de gases contaminantes.

Plan Renove de Calderas en la Comunidad de Madrid

Plan Renove de Calderas

El Plan Renove de calderas de gas en la Comunidad de Madrid consiste en una serie de ayudas destinadas a incentivar el reemplazo de calderas, calentadores o termos que funcionen bajo combustible de carbón, GLP, gasóleo, electricidad o gas natural, por otro tipo de calderas, las cuales son las calderas de condensación que utilicen como combustible GLP o gas natural, y que pertenezcan a los siguientes tipos de instalaciones:

- Instalaciones individuales domésticas
- Instalaciones ubicadas en edificios de viviendas que pertenecen a Comunidades de Bienes y que poseen una potencia térmica nominal no mayor de 70 kW
- Instalaciones ubicadas en empresas con la misma potencia térmica nominal, o sea, menor o igual a 70 kW
- Instalaciones situadas en edificios del Sector Terciario, con potencia térmica nominal no mayor de 70 kW

Las sustituciones indicadas pueden acogerse al Plan Renove de calderas realizadas en la Comunidad de Madrid, luego de las cuales se instalen calderas de condensación que usen sea gas natural o GLP como combustible, asimismo, deben cumplir los siguientes requisitos a saber:

- Todos los aparatos que se instalen deben ser completamente nuevos, esto se debe acreditar por medio de la factura correspondiente.

Plan Renove de la Comunidad de Madrid

- Que exista una disminución de por lo menos un 20 por 100 del consumo, comparado con la situación anterior a la sustitución.
- La compra sin instalación no podrá, en ningún caso, acogerse al Plan Renove, lo cual se acreditará a través de la factura emitida por la Empresa Instaladora Adherida al Plan Renove que se encargue de realizar la sustitución correspondiente.
- Todos los aparatos que se sustituyan deben ser inutilizados, situación que se debe acreditar por medio de certificación debidamente expedida por la Empresa Instaladora que se ha adherido al Plan Renove.
- Aquellas instalaciones efectuadas mediante una empresa de servicios energéticos, no podrán adherirse al Plan Renove.

Para realizar la tramitación correspondiente, el representante de la empresa que realizará la instalación, y la cual se encuentra adherida al Plan, deberá presentar todos los documentos requeridos ante ASEFOSAM, dentro de los plazos estipulados y a través de tramitación telemática.

Aquella sustituciones que cumplan con los requisitos descritos con anterioridad, tendrá derecho a un incentivo de 200 € brutos, el cual se repartirá en un abono de 140 € que se realizará a través de ingreso a la cuenta del titular y un descuento en la factura por un valor de 60 € más impuestos.

Centro de Gas recomienda la instalación de calderas de condensación, ya que son las calderas con mayor garantía de futuro al ser más eficientes energéticamente. No obstante, si el cliente no puede instalar una caldera de condensación podemos igualmente ofrecerle una caldera de bajo NOx, aunque éstas carecen de la subvención del Plan Renove.

Consejos sobre cómo limpiar una caldera de gas

Limpiar una caldera de gas

Las calderas de gas requieren una limpieza anualmente, para así poder garantizar un funcionamiento correcto y extender su vida útil, toda vez que acumulan restos de grasa y polvo con el paso del tiempo. Esta limpieza es una actividad meticulosa, que requiere ser realizada con sumo cuidado, además, se debe cortar la electricidad y también cerrar el paso de la llave de gas. Así que si tiene alguna duda, es muy recomendable solicitar la ayuda de un profesional.

Como durante la temporada invernal, la caldera de gas suele trabajar a pleno rendimiento, por tal razón, si se trata de una caldera mixta, o sea, que provea tanto el servicio de agua caliente como el de calefacción, esta limpieza deberá llevarse a cabo antes de empezar el invierno una vez al año, del mismo modo en que se purgan los radiadores para así obtener el mejor rendimiento de los mismos.

A continuación veremos cuáles son los pasos a seguir para limpiar una caldera:

-       Primero que todo, es necesario asegurarse que la electricidad se ha cortado correctamente y se ha cerrado la llave de gas.

-       Para que el proceso sea mucho más seguro, es muy recomendable tener a mano el correspondiente manual de la caldera para así poder determinar la posición exacta de sus diferentes componentes.

-       Se debe conseguir un paño húmedo para efectuar una limpieza para el exterior de la caldera, además de un cepillo que no sea de cerdas metálicas para la limpieza de los componentes interiores. Asegúrese que sea del tamaño suficiente para poder limpiar efectivamente todos aquellos componentes ubicados en posiciones de mayor dificultad de acceso.

Como limpiar una caldera de gas

-       A continuación, procederemos a realizar la limpieza de los siguientes componentes:

  • Carcasa: Es la limpieza que representa mayor dificultad. Para ello, es necesario pasar un paño húmedo solamente con agua y sin ningún tipo de detergentes ni productos de limpieza ya que pueden resultar corrosivos para la superficie de la carcasa y para el panel de mandos de la carcasa.
  • Ventilador: Este es el componente en el cual suele acumularse más polvo, el cual debemos retirar utilizando un cepillo y prestando especial cuidado de no taponar la entrada de aire.
  • Quemador: Las toberas y láminas son partes esenciales para que la caldera pueda realizar correctamente sus funciones, así que siempre debe aplicarse, principalmente para no dejar elementos que por acumulación obstruyan las toberas. Debe encontrarse siempre limpio para que la alimentación de gas le llegue sin ningún tipo de problemas
  • Electrodos: Además de limpiarlos, deben ser examinados para verificar si se encuentran en buen estado, si no lo están, deben ser reemplazados inmediatamente.
  • Conductos de humo: Esta parte es importante limpiarla para así evitar cualquier tipo de obstrucción durante la salida de humos.

Todas estas actuaciones tienen que ser llevadas a cabo por técnicos cualificados y avaladas por una empresa mantenedora autorizada de su elección como Centro de Gas que ofrece un servicio de instalación de calderas en Madrid al mejor precio del mercado.

Revisión de calderas obligatoria, ¿cuándo debo realizarla?

Revisión de calderas obligatoria

Una de las dudas más frecuentes entre los consumidores es cuándo deben realizar la revisión obligatoria de la caldera de gas, o en términos más simples, cuándo debe efectuarse la revisión de calderas.

De conformidad a lo dispuesto en el Real Decreto 1027 de 2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los edificios (RITE), se debía efectuar un mantenimiento anual de las instalaciones fijas de climatización que comprenden refrigeración, calefacción y ventilación, además aquellas de producción de agua caliente sanitarias que tienen como destino la atención de la demanda de bienestar térmico además de la higiene de las personas, tanto en pisos existentes como nuevos (calderas de gas -con o sin calefacción-, calderas de gasóleo, sistemas de aire acondicionado).

Esta ley también estipula, de forma textual, que “las Comunidades Autónomas establecen los periodos de inspección y los requisitos que deben cumplir los agentes autorizados”.

Con la nueva modificación del RITE a través del RD 238/2013 de 5 de abril la revisión obligatoria de calderas de gas de potencia inferior a 70 KW, o sea las calderas domésticas, debe efectuarse cada dos años.

La revisión tiene por objeto verificar la eficiencia energética de la caldera de gas, y por consiguiente, que las emisiones de gases sean las correctas.

Esta revisión de carácter obligatoria debe ser efectuada por una empresa mantenedora certificada de elección del usuario siendo el coste de la misma variable en función de la empresa que se lo realice.

Para estos efectos, puede usar el servicio técnico oficial de la marca de la caldera pero sólo se ocuparía de forma general de la caldera y no del resto de la instalación térmica como la cocina de gas, los radiadores y el circuito de calefacción para cumplir con la normativa vigente.

Revisión de calderas obligatoria

Por su parte, las empresas comercializadoras de gas ofrecen también la revisión obligatoria de toda la instalación térmica. Debido al alto coste del contrato de mantenimiento anual donde se incluye dicha revisión, la misma se fracciona en meses dentro de la factura que recibe el usuario en su domicilio.

Finalmente, puede contratar el servicio de revisión de calderas obligatoria con una empresa mantenedora autorizada independiente que podrá ofrecerle un servicio más personalizado y a un menor coste.

Recuerde que la revisión obligatoria de los 2 años es independiente a la inspección de los 5 años que realiza la compañía suministradora de gas. En cuanto a la elección de la empresa mantenedora debe saber que el mercado es libre, pudiendo contratar dicho servicio con cualquier empresa mantenedora autorizada que le indicará su propio coste y forma de pago. La elección es sólo suya.