Archivo por meses: octubre 2013

Pon a punto tus radiadores frente al invierno

Radiadores

Ante la llegada del frío, son muchos los hogares que ya han comenzado a utilizar los sistemas de calefacción para lograr una temperatura ambiental ideal. Pero para que nuestra calefacción rinda al 100% y no nos llevemos desagradables sorpresas a la hora de recibir nuestra factura del gas, es recomendable realizar una correcta revisión de la caldera de gas, así como del resto de equipos que nos proporcionarán calor durante todo los momentos más fríos del invierno.

Como ya sabemos, debe hacerse una revisión de caldera obligatoria cada dos años, que asegure un adecuado mantenimiento de ésta. De igual forma, es recomendable hacer una pequeña revisión de los radiadores, realizando una purga de éstos, con el fin de eliminar el aire que haya podido quedar en el interior de los conductos durante su uso la anterior temporada.

Radiadores en Madrid

La purga de los radiadores puede realizarla cualquiera, ya que no entraña mayor dificultad. Pero ante la duda de cómo llevar a cabo el procedimiento, siempre puede pedir ayudar a los mismos profesionales encargados de la revisión obligatoria de la caldera de gas.

Si el radiador no tiene purgador automático, no se preocupe, efectuar la purga es muy sencillo: con la llave para el purgador o un destornillador adecuado se debe abrir despacio la pieza de purga para dejar que salga todo el aire del interior. Una vez eliminado el aire, comenzará a salir agua, y es en ese momento cuando se debe volver a cerrar la llave.

En primer lugar se debe eliminar el aire en los radiadores que estén más cercanos a la caldera de gas, y continuar hasta los más alejados.

Gracias a la purga de los radiadores conseguimos que los radiadores calienten correctamente, y no necesitemos subir la temperatura del termostato para obtener un ambiente cálido y acogedor en casa, logrando al mismo tiempo un ahorro en la factura del gas.

Factores a tener en cuenta para elegir las calderas de gas

Las calderas de gas

La instalación de una caldera de gas supone un desembolso económico bastante importante para el bolsillo de cada hogar, por lo que no es un tema que deban tomarse a la ligera. Las familias que necesitan la instalación de los primeros equipos de calefacción y agua caliente sanitaria en su nueva casa recién adquirida, o en cambio, precisan renovar su antigua caldera de gas, tienen que tener en cuenta diferentes factores para asegurar que la elección para su nueva compra supondrá un ahorro a largo plazo, y no un despilfarro de energía y dinero.

En primer lugar, a la hora de elegir la capacidad de producción de calor de tu caldera de gas, se debe tener en cuenta la climatología del lugar dónde se usará. Es decir, si se trata de un sitio del norte de España donde las temperaturas durante el invierno serán más bajas, la capacidad de la caldera deberá ser mayor que si se tratara de un lugar más cercano a la costa del sur del país.

Centro de Gas - Las calderas de gas

De la misma forma, será necesario tener en cuenta la capacidad de la caldera de gas en función del número de personas que habitan en el hogar, y que usarán el agua caliente producida por el equipo.

También influirá el tamaño de la vivienda, ya que una casa con más metros cuadrados necesitará una caldera de gas con mayor capacidad para poder proporcionar calefacción  y mantener una temperatura adecuada en los momentos más fríos del invierno.

Otro aspecto que no se debe olvidar son las posibilidades de espacio para poder colocar un equipo de mayor o menor tamaño en la vivienda. Las calderas de gas suelen situarse en la mayoría de los casos en la cocina de la vivienda, pero no todas las casas disponen de un amplio espacio para poder albergar calderas de gran tamaño. Los nuevos modelos que ofrecen las diferentes marcas distribuidoras de calderas de gas son más compactos, presentando las mismas capacidades caloríficas que los modelos anteriores de mayor envergadura. Los usuarios deberán tener en cuenta el espacio disponible para poder colocar estos equipos, y podrán elegir entre los modelos que encajen en éste por su tamaño.

Y por supuesto, el coste de la instalación de uno u otro modelo de caldera deberá tenerse en cuenta a la hora de la elección.

No olvides que para una mejor eficiencia de tus equipos, la revisión de caldera de gas obligatoria debe hacerse cada 2 años. Rendirá mejor, y ahorrarás más en tu factura del gas.

Existen en el mercado infinidad de modelos; consulta precios y características de cada uno. Con total seguridad, alguno de ellos se ajustará a tus necesidades y a las necesidades de tu hogar, ofreciéndote el mejor servicio y permitiéndote un máximo ahorro.

Consejos de seguridad para el uso de calderas de gas

Calderas de gas

Las calderas de gas son unos de los equipos productores de calor más seguros que podemos encontrar en el mercado. Sin embargo, al necesitar el uso de gas para su funcionamiento, nunca está de más tener en cuenta algunas recomendaciones para aumentar la seguridad del uso de estos combustibles, sin poner en peligro la seguridad de tu hogar y la seguridad de los que más quieres.

El primer punto que hay que tener siempre en cuenta es realizar una correcta revisión de la caldera de gas de forma obligatoria cada 2 años, como establece el Real Decreto 1027/2007. Esta revisión es responsabilidad de los usuarios, que deben contratar los servicios de empresas autorizadas para la revisión obligatoria de calderas de gas.

De la misma forma, la instalación del gas debe realizarse cada 5 años por la empresa suministradora de gas, como insta el Real Decreto 919/2006. Sin olvidar que en el uso de gas butano, las gomas deben cambiarse antes de la fecha de caducidad.

Revision obligatoria calderas de gas

http://www.centrodegas.es/

Para evitar problemas puntuales por pequeñas averías de tu caldera o deficiencias en el suministro del gas, puedes hacer tú mismo una revisión diaria o semanal de la correcta actividad de los equipos. En la caldera de gas, la llama ha de presentar color azul con tonos claros en los extremos, y no debería temblar ni apagarse en condiciones normales de uso. Las llaves de paso deben funcionar correctamente; puedes comprobar si existe alguna fuga de gas con un procedimiento muy fácil: aplica agua con jabón en las juntas de las llaves de paso, si se produce burbujeo y aparecen pompas, es posible que exista una fuga. En caso de riesgo, contacta rápidamente con la empresa distribuidora.

Los gases utilizados como combustibles para las calderas domésticas no contienen olor, pero se le añaden aditivos para poder detectarlos en el ambiente en caso de fuga. Si notas olor a gas en tu hogar, abre todas las puertas y ventanas para una correcta ventilación. No enciendas ningún fuego ni interruptor, ya que la chispa podría provocar una explosión.

Gracias a estas acciones, aumentará el nivel de seguridad de tu hogar en cuanto al uso de la caldera de gas. No te la juegues, tu seguridad y la de los tuyos es lo primero.

La temperatura ideal para trabajar en la oficina

Trabajar en la oficina

La temperatura óptima que se debe mantener en un hogar familiar para que todos los habitantes sientan un entorno agradable y propicio para sus actividades diarias es de 21° centígrados, según indican los expertos. Sin embargo, no todos los habitantes de un hogar pasan aproximadamente 8 horas del día en él, y ni mucho menos pasan más de 2 horas realizando una misma actividad, por lo que esta temperatura puede ser ideal para mantener en casa, pero no paga muchos centros de trabajo.

Debido a la cantidad de gente diferente que puede estar trabajando en un mismo centro de trabajo, por ejemplo una oficina, las preferencias de temperaturas por cada uno de ellos será diferente, llevando al desacuerdo entre los trabajadores para mantener una temperatura fija en el termostato.

La temperatura ideal para trabajar en la oficina

Muchos son los factores que pueden influir en la temperatura que percibimos, como el sexo, la edad, el peso, el estado de salud, la condición física, etc. Por ellos, para mantener un acuerdo acerca de la temperatura óptima dentro del centro de trabajo, en la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA) se han recomendado diferentes temperaturas según el trabajo que se realice en cada centro.

En el caso de trabajos sedentarios, como puede ser trabajar en la oficina, para lograr un máximo ahorro de energía, contribuir a la conservación del medio ambiente y no influir negativamente sobre la salud de los trabajadores, la temperatura que se aconseja es entre 23 y 26 grados en cualquier época del año, según la normativa ISO 7730:2006. Sin embargo, según el Real Decreto 486/1997, para estas mismas condiciones de trabajo, la temperatura óptima puede oscilar entre 17 y 27 grados.

Para edificios de negocios, comercios y similares, dónde los usuarios mantengan un constante movimiento de entradas y salidas, según el Real Decreto 1826/2009, la temperatura debe mantenerse entre 21 y 26 grados.

De todas formas, para lograr un confort total a la hora de trabajar, se recomienda a los trabajadores que vistan ropa adecuada para cada época del año. En verano es preferible usar ropa más ligera, para no tener que bajar demasiado la temperatura en la oficina, y en invierno ropa más abrigada, de forma que no se tenga que abusar del uso de las calderas de gas y otros equipos de calefacción por no ir abrigados de forma adecuada.

No se trata tan solo de un ahorro de energía y dinero para la empresa, sino también de respetar el medio ambiente y disminuir el uso de recursos naturales.

Diferencia entre la revisión de caldera y la revisión de la instalación del gas

Revisión de la caldera y revisión de la instalación del gas

La revisión de la caldera de gas de su domicilio es diferente a la revisión del gas. Para evitar confusiones y ganar en seguridad en su propio hogar, te ayudamos a diferenciar estos dos tipos de revisiones.

La revisión de la instalación del gas se hace de forma obligatoria cada 5 años, según el Real Decreto 919/2006. La empresa gestionadora del servicio de distribución del gas (Gas Natural, Repsol, Endesa, etc) será la encargada de ponerse en contacto con los usuarios para acudir al domicilio y llevar a cabo la revisión en el momento en que corresponda. Ésta se cobra a través de la factura mensual del gas. Desconfíe de las empresas que intentan contactar con usted para ofrecerles este tipo de servicio exigiendo su pago en el momento de realizarlo.

Revisión de la caldera y la revisión de la instalación del gas

Por otro lado, la revisión de la caldera de gas se debe hacer de forma obligatoria cada 2 años, según el Real Decreto 1027/2007. En este caso, es el propio usuario el encargado de contactar de forma libre con una empresa que realice dicho servicio. En el mercado se encuentran muchas empresas autorizadas (como por ejemplo Centro de Gas) dedicadas a la revisión de calderas de gas y otros dispositivos de frío/calor, entre las cuales el usuario puede elegir según sus necesidades y posibilidades.

Entre estas empresas, se encuentran cada vez con más frecuencia, multitudes de ofertas para incrementar el ahorro y la seguridad de los hogares que contratan sus servicios. Además de la revisión cada 2 años, las empresas de revisión de calderas ofrecen servicios de mantenimiento durante todo este tiempo, tan solo con un pequeño incremento sobre precio inicial de la revisión bianual. La contratación de este mantenimiento, ofrece cobertura para cualquier fallo que pueda producirse en la instalación de los equipos.

No dude en consultar los diferentes precios y servicios que ofrecen cada una de estas empresas de revisión de calderas, y quédese con la mejor calidad-precio del mercado.