Archivo de la categoría: General

La temperatura ideal para trabajar en la oficina

Trabajar en la oficina

La temperatura óptima que se debe mantener en un hogar familiar para que todos los habitantes sientan un entorno agradable y propicio para sus actividades diarias es de 21° centígrados, según indican los expertos. Sin embargo, no todos los habitantes de un hogar pasan aproximadamente 8 horas del día en él, y ni mucho menos pasan más de 2 horas realizando una misma actividad, por lo que esta temperatura puede ser ideal para mantener en casa, pero no paga muchos centros de trabajo.

Debido a la cantidad de gente diferente que puede estar trabajando en un mismo centro de trabajo, por ejemplo una oficina, las preferencias de temperaturas por cada uno de ellos será diferente, llevando al desacuerdo entre los trabajadores para mantener una temperatura fija en el termostato.

La temperatura ideal para trabajar en la oficina

Muchos son los factores que pueden influir en la temperatura que percibimos, como el sexo, la edad, el peso, el estado de salud, la condición física, etc. Por ellos, para mantener un acuerdo acerca de la temperatura óptima dentro del centro de trabajo, en la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA) se han recomendado diferentes temperaturas según el trabajo que se realice en cada centro.

En el caso de trabajos sedentarios, como puede ser trabajar en la oficina, para lograr un máximo ahorro de energía, contribuir a la conservación del medio ambiente y no influir negativamente sobre la salud de los trabajadores, la temperatura que se aconseja es entre 23 y 26 grados en cualquier época del año, según la normativa ISO 7730:2006. Sin embargo, según el Real Decreto 486/1997, para estas mismas condiciones de trabajo, la temperatura óptima puede oscilar entre 17 y 27 grados.

Para edificios de negocios, comercios y similares, dónde los usuarios mantengan un constante movimiento de entradas y salidas, según el Real Decreto 1826/2009, la temperatura debe mantenerse entre 21 y 26 grados.

De todas formas, para lograr un confort total a la hora de trabajar, se recomienda a los trabajadores que vistan ropa adecuada para cada época del año. En verano es preferible usar ropa más ligera, para no tener que bajar demasiado la temperatura en la oficina, y en invierno ropa más abrigada, de forma que no se tenga que abusar del uso de las calderas de gas y otros equipos de calefacción por no ir abrigados de forma adecuada.

No se trata tan solo de un ahorro de energía y dinero para la empresa, sino también de respetar el medio ambiente y disminuir el uso de recursos naturales.