Archivo de la categoría: Consejos para ahorrar en Calefacción y Gas

Consejos para ahorrar en Calefacción y Gas.

Ahora que empieza el frío ofrecemos unos Consejos para ahorrar en Calefacción y Gas de manera que puedas tomar la decisión más idónea a tendiendo al estado de tu instalación.

Ahorrar dinero con su caldera de gas

Estos Consejos para ahorrar en Calefacción y Gas son idóneos para instalaciones de calefacción de gas natural aunque también pueden ser aplicables en parte a otro tipo de sistemas de calefacción.

10 CONSEJOS PARA AHORRAR EN CALEFACCIÓN Y GAS

A continuación os presentamos 10 Consejos para ahorrar en Calefacción y Gas en tu vivienda de la forma más sencilla:

1-Comprobar visualmente el estado de las tomas de agua y gas de la caldera. De la caldera salen cinco tubos siempre que la caldera sea mixta, uno es el del gas que va al contador, otros dos son entrada y salida del agua caliente sanitaria (circuito abierto a los grifos), y los otros dos los de ida y retorno de la calefacción (circuito cerrado). No hay que olvidar el cable del enchufe, la caldera debe estar enchufada a la red eléctrica para que funcione.

2-Verificar la presión del agua de la caldera a través del manómetro. En él se expresa la carga de agua de la caldera en bares. Lo ideal es que esté entre 1 y 1,5 en reposo y sin encender la calefacción. Si está por debajo es necesario llenar la caldera y si está por encima hay que sacar agua por algún radiador.

3-Regular la temperatura del agua caliente sanitaria (ACS) y la calefacción. En el caso del ACS la temperatura deberá estar entre los 40 y los 50ºC dependiendo de la temperatura a la que entre el agua de la general. Para la calefacción, la temperatura adecuada es de 55-60ºC, aunque cada persona tiene su temperatura ideal.

4-Mantener la temperatura ambiente. Las recomendaciones al respecto son 19-21ºC durante el día y 17-18ºC por la noche.

5-Purgar los radiadores. Conviene hacerlo antes de que llegue el frío para sacar el aire acumulado en los radiadores y evitar ruidos molestos y un mayor consumo de energía para alcanzar la temperatura de consigna.

6-Dejar espacio a los radiadores. Es costumbre de muchos usuarios tapar los radiadores con muebles, ropa húmeda para que se seque, cubrerradiadores, etc. Todo esto limita el poder calorífico de la vivienda y nos hace subir la temperatura de forma innecesaria y además incrementando el coste de la energía consumida. Lo mejor, liberar espacios para que los radiadores puedan expandir el calor en las habitaciones de forma homogénea.

7-Incorporar válvulas termostáticas a los radiadores. Combinadas con cabezales termostáticos se consiguen ahorros del 8-13%, permitiendo un uso individualizado de los radiadores en cada estancia.

8-Instalar un cronotermostato de ambiente. Este aparato que puede ser con hilos o inalámbrico permite la selección de la temperatura y la programación diaria y semanal, atendiendo a las necesidades de la vivienda y los usuarios.

9-Revisar la caldera y la instalación térmica. La revisión de la caldera es obligatoria por Ley cada 2 años y recomendable todos los años. Es mejor ponernos en manos de un profesional que realice la limpieza de la caldera, haga el análisis de combustión y verifique los parámetros de la misma para evitar sorpresas y alargar la vida de la caldera. Contacta sólo con empresas y profesionales autorizados.

10-Cambiar la caldera si es antigua y genera averías. Cada producto tiene su ciclo de vida, a partir de los 10 años las calderas empiezan a dar problemas por lo que atendiendo al coste de las averías y la antigüedad de la misma llegará un momento que sea necesario cambiarla. Nuestra recomendación es que no esperes a quedarte sin caldera y con un coste de reparación tan elevado que no merezca la pena arreglarla porque las prisas pueden propiciar una mala elección y todos sabemos que con el agua caliente y la calefacción no se juega.